Los límites del juego: lugares delicados para las apuestas

Si la globalización ha aportado algo al mundo, es sin duda libertad. Hoy en día, todos los países desarrollados tienden a avanzar en una dirección similar, y la legislación de las principales potencias sociales y económicas del mundo tiende a confluir en los aspectos clave.

El juego y las apuestas son, sin embargo, una de las excepciones de esta premisa. Aunque hay países extremadamente liberales en relación a estos asuntos, otros tienen legislaciones muy estrictas para ello, y otroslas-vegas-802193_960_720 cuentan con particularidades que pueden hacer la vida especialmente difícil al jugador apasionado. Algunos de estos lugares son los siguientes.

Las Vegas

La capital del vicio, la ciudad del juego. ¿Qué podría salir mal en la capital mundial de los casinos y las apuestas? Quizá por pecar en exceso, Las Vegas puede acarrear más de un susto al jugador incauto. El viajero temerario puede elegir no pagar nada de lo apostado y consumido en el interior de la ciudad hasta salir de ella, y quizá por ello acabar pagando mucho más de lo que pretendía en un primero. Hay que apostar con ojo y no dejarse llevar por la emoción.

Rusia

Aunque la mayoría de personas desconocen este dato, los juegos de azar están prohibidos en la mayoría de regiones de este país desde 2009. Por supuesto, existen ciudades y casinos rusos que constituyen la excepción, pero cabe informarse bien antes de cometer un delito sin siquiera ser consciente de ello.

Uruguay

Otro destino paradisíaco para ir de vacaciones que, sin embargo, impone algunas pegas a los jugadores empedernidos. Mientras que algunos juegos de azar están directamente prohibidos en todo el territorio uruguayo, otros forman parte del monopolio estatal, como la inmensa mayoría de las loterías del país.

Sea cual sea el destino, la máxima antes de jugar a juegos de azar y apostar en un nuevo país debería ser informarse de la situación legal para evitar sustos.